Nosotros Flor de Loto

Niña de las flores

Creo en el poder de la naturaleza para la reconciliación personal, la relajación y la paz interior…

Las flores y las plantas pueden convertirse
en aquello que necesitamos para curar la amargura
de un alma herida y triste...o para transmitir sentimientos de amor, alegría o gratitud.

Nos transfieren positividad y energía para mantener una actitud positiva en nuestro día a día.

Soy una persona que no le gusta la confrontación,
aunque tengo una fortaleza de carácter que me permite
andar con paso firme en un mundo complicado a veces,
pero fascinante, que es el Arte floral.

Siempre quise ser florista desde pequeña, ayudaba en mi tiempo libre a Luisa propietaria de una floristería y herbolario cerca de la casa de mis abuelos, y allí empezó mi pasión.


No obstante, hasta pasados muchos años dedicándome a proyectos e impartir cursos de Informática
y trabajar media vida en ello, me di cuenta que aquello no
me apasionaba, que había llegado el momento de perseguir mi sueño. Tras trabajar varios años en una floristería decidí formarme en diferentes cursos de Arte floral y abrir mi propia floristería y aunque no fue fácil, empecé a recorrer un nuevo camino profesional del que nunca me arrepentiré, porque amo lo que hago  y es lo que me hace sentirme feliz.

- Victoria Chércoles -

Flores blancas

Aún recuerdo la primera vez que entre en una floristería de una amiga a los diez años. Sentí entrar en un mundo fascinante, lleno de color y de aromas. Las primeras flores que descubrí y el mundo de sensaciones que me inundaba eran mágicos...